DISFRACES Y MASCARAS EN LOS CARNAVALES

disfraces y mascaras
Las fiestas de carnaval son una de las tradiciones más antiguas en la historia del mundo que el hombre moderno aun conserva, y como no hacerlo, si celebrar estas fiestas supone un paréntesis en la vida cotidiana, un poco de descontrol “controlado” donde casi todo está permitido. En sus inicios los carnavales eran celebraciones que estaban asociadas a fenómenos espirituales, astrológicos y naturales, y que se expresaban a través de la danza, la sátira, los disfraces, la música y el desorden. 


El uso de disfraces, mascaras o pintarse la cara es un acto que también se remonta a la antigüedad. Las primeras evidencias, al parecer, hablan de que antiguos campesinos sumerios realizaban ceremonias durante el verano para celebrar la fertilidad de la tierra y alejar a los malos espíritus de la cosecha, en las que se reunían disfrazados y enmascarados alrededor de una hoguera. Estas ceremonias con consideradas como preludio de las fiestas de carnaval.


A medida que los carnavales fueron creciendo y diversificándose, el uso de los disfraces y mascaras adquirieron otros significado. En algunas sociedades los carnavales fueron un giro de la sociedad con roles sociales cambiantes, es decir, el siervo podía hacer de amo; en otras eran símbolo de la inexistencia de clases sociales donde ricos y pobre se mezclaban sin reconocerse. Las mascaras y los disfraces permitían el cambio de identidad, la salvaguarda del anonimato al disfrazarse o taparse el rostro, la burla de la jerarquía, la parodia de personajes reales o alegóricos y la caricatura del vicio y las malas costumbres. 

0 comentarios :

Publicar un comentario