DIABLO ESPEJO

diablo espejo
La danza se origina en las fiestas religiosas del Corpus Christi, que se celebraban en los departamentos de Magdalena, Bolívar y Cesar. Es llevada por Calixto Romero, en los años 50,  a Campo de la Cruz desde el Guamal, Magdalena. Durante los desfiles y al margen de las procesiones, los diablos bailaban de espaldas al llegar a la iglesia, y allí la Cucamba o pájaro que simboliza el bien, vencía a los diablos de manera que el bien vencía al mal. En este caso, el diablo representa al mal pero para transmitir alegría. Los diablos representan con el fuego la alegría y con su baile, que el bien siempre reina sobre el mal. Su vestimenta consiste de un enterizo bombacho y utilizan mascaras rojas con cachos, castañuelas y espejos.
 

Su primer verso dice así:
“el mal nunca vence al bien ni aunque sea el propio Satán,
pues derrotados están aquellos que en Dios no creen,
al danzar quiero que estén mi alma igual que la tuya,
quiero escuchar una bulla para que reine la alegría,
quiero que la danza mía baile al ritmo de una puya”.

Tiene como grupo representante a la Danza Diablos Espejos.

10 comentarios :

  1. una amiga del colegio no lo quizo hacer por que creia que esto hacia un pacto satanico

    ResponderEliminar
  2. Si lo visto por este medio resulta una maravilla, debe ser mayor estando allí, me gustaría mucho tener contacto con algún intelectual dedicado al tema, para poder intercambiar información e invitarle a participar del 6to Festival de Cultura que se realizará en el mes de diciembre en la ciudad de Oruro con el tema Danzas del Bien y del Mal, o Danzas de Diablos , o Diabladas pre coloniales con injerencia europea. Mucho agradeceré sus sugerencias. Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  3. A mi No me gusta eso porque tiene que ver con el diablo

    ResponderEliminar
  4. que diferencia hay entre diablos arlequines y diablos espejos?
    los diablos espejos es danza de relacion?

    ResponderEliminar
  5. esta muy bueno el mensaje eso es verdad deberían compartirlo

    ResponderEliminar